Pages

Monday, 11 June 2007

Te echaré de menos

 
Me voy a vivir a México.
 
Así, sin preámbulos, sin matices, sin titubeos... Sin vaselina.
 
Tengo la sensación de estar tomando la decisión correcta. Claro que tampoco eran tantas las opciones. Estaba (¿estoy?) harto, muy harto, de la vida que llevaba. Todos los proyectos que he intentado en los últimos 5 años, tanto laborales como personales, se han ido al garete. Como dice Joan, a veces por falta de ganas, de fuerzas, de valor o de conocimientos, y otras por pura mala leche. Tenía previsto tomarme un año sabático y pensar en lo que quería ser de mayor; después mi padre me convenció de irme un año a Inglaterra, a probar fortuna. Y después salió la oferta mexicana.
 
No tengo especial ilusión, y creo que por dos motivos. El primero es que no quiero hacerme ilusiones de ningún tipo. Ya me he dado bastantes batacazos y no me apetece irme al suelo otra vez. Al menos hasta que me haya levantado del todo. El segundo es que, aún agradeciendo muchísimo la oportunidad, siempre le queda a uno la sensación de fracaso, de tener que irse porque no ha encontrado nada mejor aquí. Probablemente si buscara mejor encontraría alguna oportunidad en Barcelona o alrededores, pero creo que tampoco me apetece. Vuelvo a sentir la misma relación de amor-odio con mi ciudad. La misma que tuve al llegar hace casi 21 años. Tengo la sensación de haber llegado al final de un ciclo, como cuando decidí que mi vida no estaba en el pueblo y con 12 años tenía muy claro que quería irme de allí. Pues lo mismo ahora: no queda nada para mí aquí. Y si lo hay yo no lo veo, lo que viene a ser lo mismo.
 
Ahora ya lo sabéis. Os echaré de menos. No tengo ni idea de qué será de mi vida, así que no haré promesas que no pueda cumplir. Ojalá pudiera despedirme de todo el mundo, pero mucho me temo que será difícil. Espero volver a veros algún día, aunque tampoco lo puedo asegurar. Si podemos mantener el contacto ya será un éxito. Intentaré mantener actualizado este espacio, al menos para contar en la medida de lo posible cómo van las cosas. Conociendo mi dispersión y mi falta de disciplina, es más que probable que no lo consiga.
 
En fín. Por si no os vuelvo a ver, pero sobretodo por si os vuelvo a ver, quiero deciros que os quiero mucho y que me ha encantado hacer un tramo del viaje con vosotros. Quizás algún día coincidamos en otra estación y en otro trayecto, pero si no es así no pasa nada. Lo vivido no nos lo quita nadie.
 
¡Y yo que sólo miraba al oeste para ver las puestas de sol!
 
Besos,
 
Santi