Pages

Thursday, 5 July 2007

Malas noticias (jalapeño style)

 
Pues ahora resulta que México es un país cuasi-normal, donde tienen elecciones y todo eso. Y se ve que donde tengo que ir va a haber elecciones dentro de un tiempo, y no-sé-quién aprovechará para inaugurar el hospital donde debería empezar a trabajar un día de estos, en plena campaña electoral, que siempre es rentable electoralmente aunque después la gente no vote o se amañen las elecciones. También parece ser que las contrataciones para el personal del hospital empezarían sobre septiembre, más o menos, pero no es seguro. Eso sí, después de dos meses me han dado una dirección de correo electrónico de la persona que será mi jefe, aunque me han dicho que quizás no sea la correcta, ya que hace unos días borró un par de cuentas y no saben si la que tengo está operativa o no. De todas formas ya me han advertido que consulta muy poco su correo electrónico.
 
Os lo cuento tal cual me lo han contado a mí. Bueno, lo de rentable electoralmente es cosecha propia, pero el resto es verídico. Así las cosas, el hecho que se me estropeara el portátil nuevo, comprado hace un mes, y que el empleado de atención al cliente me dijera que tengo que esperar unas dos semanas me ha sabido casi a gloria: al fín alguien que pone plazos más o menos serios. El trato del servicio técnico y post-venta de Acer os juro que me está sorprendiendo. Claro que hubiera agradecido mucho más no haber tenido que utilizarlo.
 
Para acabar de rematar, me llegan hoy mismo más noticias de allí. Joan me dice que hay unas mujeres de bandera (y yo en plena etapa mística) y hace un calor de mil diablos (con lo que me gustan a mi las temperaturas por encima de los 30º). ¿Se me nota mucho la cara de entusiasmo?
 
Bueno, os contaré un secretillo. Había una opción temporal mientras no se abre el hospital, que era ir a trabajar para la policía científica del estado. Sí, sí, lo que estáis pensando: CSI Morelia. Pero resulta que en vez de darme un Hummer como al de CSI Miami resulta que me daban formación militar. Qué queréis que os diga; uno ya no está para ciertos trotes y los que me conocéis sabéis de sobra qué opinión me merecen quienes llevan uniforme, de cualquier tipo (excepción hecha de las minifaldas plisadas a cuadros; fetichista que es uno).
 
Resumiendo. No sé si acabaré trabajando de algo relacionado con la psicología, pero tal como van las cosas estoy seguro que no me voy a aburrir, y puede que acabe tomando batidos de Valium, Tranxilium y Orfidal para desayunar.
 
 
Hoy no os pongo enlaces de musica. Estaba escuchando algunas canciones de Huapacha Combo (me parecía lo más adecuado dadas las circunstancias; incluso puede que sea demasiado serio para ese país, que es de chiste), pero las letras no aparecen en Internet.