Pages

Sunday, 22 November 2009

Mea maxima culpa

Hace unos días publiqué un post. Asociaba canciones de mi vida a momentos especiales, la mayor parte de ellos vividos con mujeres, aunque no todos.

Alguien me ha recordado que lo que “pudo ser y no quisimos” no fue así. Pudo ser, sí, pero fuí yo quien no quiso. Era todo muy difícil, muy complicado. Tanto como estar enamorado de dos mujeres, y ya comenté en otra ocasión que no suele acabar bien. Tuve que escoger. No os diré si ahora haría lo mismo, porque eso es jugar con ventaja y pretender quedar bien. Hice lo que hice porque siempre me ha gustado acabar lo que empiezo. Hasta el final, aunque me duela.

Siento mucho que lo escrito haya hecho daño, de verdad. Lo siento muchísimo. He hecho cosas en mi vida de las que no me siento orgulloso. A veces, cuando lo que pretendes es no hacer daño a alguien acabas haciendo daño a mucha más gente. La vida no es inocua. Yo tampoco.

No me gusta el concepto de culpa; prefiero el de responsabilidad. Yo soy el responsable de lo que hice y, también, de lo que no hice. Y con eso tendremos que vivir.

 

No sé qué hubiera pasado, pero sí sé que eso es precisamente lo que nos ha hecho inseparables.

Hasta el final, aunque nos duela.