Pages

Wednesday, 30 September 2009

Year after year…

Hoy cumplo años. Otra vez. No me pesa, pero tampoco es que me haga una especial ilusión. Va a ser que, con los años, soy cada día más soso, más borde y más directo. Hay quien pide deseos. Podría pedir más cosas para mí, pero prefiero pensar que mi vida no es tan mala como para quejarme. He decidido desear para la gente que quiero.

A quienes están hartos de su trabajo les deseo que encuentren uno que les convenza más, que les permita vivir sin estrecheces, que les permita combinarlo con una vida personal decente y que les haga sentir valorados.

A quienes no han encontrado aún esa parte en su vida que les llene el alma les deseo que pierdan el miedo a abrir su corazón, que se atrevan a lanzarse a la piscina y que recuerden que siempre hay alguien para ayudarles a levantarse.

A quienes empiezan una nueva vida en común les deseo mucha paciencia para escuchar, mucha fuerza para tirar del carro cuando el otro no puede y mucha memoria para recordar cuál es la base del negocio.

A quienes los años se les acumulan les deseo mucha salud, que el tiempo les trate de manera gentil y que alguien cuide de ellos cuando no puedan valerse por si mismos.

A quienes han perdido el norte les deseo que encuentren el sur, el este y el oeste.

A quienes se sienten felices les deseo que sean invisibles para los envidiosos.

A quienes les han herido, maltratado, humillado, a quienes les han negado amor, a quienes sufren, a quienes les persiguen los fantasmas y paralizan los miedos, les deseo que encuentren apoyo, amparo, asilo, cobijo, consuelo, cariño, compasión, unos brazos en los que refugiarse, un hombro en el que llorar y una voz que les susurre que todo irá bien.

Y a quienes se preocupan por mi felicidad… Muchas gracias por preocuparos, pero si os veo sinceramente satisfechos con vuestra vida sacaréis mi mejor sonrisa. No necesito mucho más.

Gracias por soportarme estos 41 años.

“Yes it's a hard life
In a world that's filled with sorrow
There are people searching for love in ev'ry way
It's a long hard fight
But I'll always live for tomorrow
I'll look back on myself and say I did it for love.”


Shape of my heart – Sting

Tuesday, 29 September 2009

En respuesta a su amable carta…

Siguiendo las sugerencias de BrownieMan, paso a responder a los temas propuestos.

 

1.- ¿Por qué las galletas de maría y las prácticas de música no son compatibles? Razone la respuesta.

Partes de la base de que no son compatibles, lo cual no es cierto. Por ejemplo, para un batería es irrelevante. ¿Aporreará a destiempo? Bueno, en la mayor parte de las veces están tan sordos que tampoco se enteran. Todos sabemos cómo son los percusionistas. En el mejor de los casos lo argumentarán diciendo que ellos son innovadores en el rock progresivo.

Otra cosa es un guitarrista o un pianista. Depende de cómo te dé el subidón, puedes acabar colgado de un acorde de esos raros, buscando variaciones y terminar con un ataque de risa por lo absurdo y disonante de la situación.

Por lo que respecta a los instrumentistas de viento, es evidente por qué no es compatible: soplar con la boca llena de migas de galletas deja el instrumento hecho un asco, y atasca la válvula anti-babas.

 

2.- Conexión Horta-Vall d’Hebrón. Si tuvieras un hacha, ¿a quién pegarías antes?

Pues no sabría decirte. Hace más de seis meses que no vivo en Barcelona, así que no tengo ni idea. Además, para cuando vuelva, ya tengo moto.

 

3.-La Mercè o cómo el Ayuntamiento de Barcelona desconoce el siginificado de la palabra “previsión”.

El Ayuntamiento de Barcelona hace muy poco que ha descubierto el diccionario y va lento aprendiendo significados. Se ha quedado atascado en la palabra “autosuficiencia”. Por tanto, aún le queda bastante hasta llegar a “previsión”.

 

4.- El borracho británico de clase trabajadora: ¿nace o lo cagan? Razone la respuesta.

Ni una cosa ni la otra. Lo fermentan. En el caso de los borrachos británicos de clase alta, los destilan.

Creo que debí responder a estas preguntas después de haber comido galletas de las tuyas, Zalo-san. No me ha quedado demasiado lúcido.

 

Se siguen aceptando sugerencias.

Sunday, 27 September 2009

¡Ostras, si estáis ahí…!

Me había olvidado por completo de este blog. Si es que ando despistado últimamente. No sé qué me pasa. Quizá sea que estoy decepcionado por no haber encontrado trabajo en el extranjero, o que empiezo a asumir que tengo que volver a la Agencia. O quizá el hecho de empezar a mirar los alquileres de los pisos en Barcelona, que me tiene comida la moral. O quizá que me haya enamorado otra vez. O que últimamente paso más tiempo leyendo y escuchando música y escribo menos. O que me fijo menos en las cosas. O que ya no me sorprende la política y he decidido guardarme los cabreos…

En fin. Sea lo que sea, el hecho es que tengo este blog abandonado, y eso no puede ser. Creo que voy a tener que incentivarme de manera externa para no caer en el tedio y reemprender la actividad esta de escribir.

Os propongo un trato. Vosotros me sugerís temas sobre los que queréis que me manifieste (por escrito, que ya me dieron lo suyo los de la porra en su momento), y yo intento hacer todo lo posible. Vale todo, y cuando digo todo es todo, incluso temas personales. No prometo decir toda la verdad (porque eso siempre implica a terceras personas, y en esos temas no entro jamás), pero sí que todo lo que diga será verdad.

Así que ya sabéis. Si me decís lo que queréis, yo os lo busco y procuro satisfaceros: mi opinión sobre el actual conflicto sanitario, la gripe A, el nivel pésimo de inglés del país, las bondades del pescado azul, la receta del plum-cake de mi madre, el debate sobre el arroz con leche (con o sin corteza de limón, con o sin canela). Si no tengo opinión formada al respecto (que será en muchas ocasiones) o ni idea de lo que me preguntáis (la mayor parte de las veces), prometo remitiros a alguien que sepa.

Hoy no pongo música, que me acabo de levantar y ando espeso (y vago) para buscar letras.