Pages

Sunday, 21 March 2010

Nieve (II): ¿Hay alguien ahí?

 

No tenemos electricidad. Vale. Y ahora, ¿qué?

Pues ahora empieza el suplicio. O el circo, como se quiera ver.

Voy a mezclar churras con merinas y voy a hablar de oídas (como hago la mayor parte de las veces) y a comentar rumores (cosa que no suelo hacer casi nunca).

En todos estos días se ha dicho un poco de todo, así que intentaré ser un poco ordenado.

Se había dado la alerta por mal tiempo, pero aún así la gente salió de casa como si tal cosa, la mayoría sin preocuparse de tener el depósito lleno, llevar cadenas o cosas por el estilo. Muchas carreteras quedaron cortadas, y muchos conductores tuvieron que abandonar los vehículos. Con coches en las carreteras es difícil limpiarlas, y eso contando con que deje de nevar. Si sabes que se acerca una buena, ¿para qué te arriesgas?

La circulación de trenes quedó interrumpida, en muchos casos por árboles que cayeron sobre las vías o sobre la catenaria. Los responsables técnicos y/o políticos dijeron que eso era imprevisible. Yo debo ser muy idiota, pero si resulta que cerca de la vía o de la catenaria hay un árbol cuya caída se puede producir sobre una vía o sobre una catenaria no creo que se tenga que ser muy inteligente para saber que eso es previsible, sobretodo en un temporal. Vamos, que la probabilidad no es cero. Lección de trigonometría básica: para evitar eso la altura del árbol ha de ser menor que la distancia de la base de éste a la catenaria (o la vía).

Las torres de alta tensión se doblaron como si fueran papel. Dicen que porque deberían tener un grosor mayor, como las de las zonas de alta montaña. Unos culpan a las compañías eléctricas para abaratar costes y otros al Govern para ahorrarse dinero. Lo cierto es que algunas redes de baja y media tensión también quedaron hechas un cristo. Va a ser que el mantenimiento es una mierda, pero bueno.

Varios ayuntamientos se colapsaron por falta de electricidad… y de planes de emergencia como es debido. Si a eso le añadimos cierta desorganización, tenemos un ejemplo como el siguiente: en mi pueblo falló todo, pero a nadie se le ocurrió poner un coche con megafonía para dar las consignas e información básicas. Tuvimos que esperar al jueves para conseguirlo, y encima daba información inexacta, lo que produjo cierto cabreo al respetable.

Seguro que ha habido centenares de cosas más, pero es que mi memoria es frágil y tampoco voy a ponerme ahora a soltar una sarta de miserias. Lo que sí me gustaría es hacer unas reflexiones/preguntas:

El Govern de la Generalitat no asume responsabilidades, ni asumió la gestión de la emergencia consultando a los alcaldes. Quizá deberíamos pensar que, en este tipo de situaciones, son los ayuntamientos quienes han de tomar las riendas, y otras administraciones ponerse a su disposición. Para eso hay que dotar de más poder (y dinero) a los ayuntamientos, así que me parece que no va a pasar.

Si es cierto que la compañía eléctrica es quien decide dónde se ponen los generadores es como para pegarles una patada y decirles que no vuelvan. El problema vuelve a ser el de siempre: esas empresas están participadas por entidades bancarias, con quienes la mayoría de partidos tienen créditos, lo que significa que les tienen pillados por la entrepierna. Vamos, que se nos pide que votemos, pero al final quienes acaban haciendo la política real son el señor “LaCaixa”, el señor “BancoSantander” i tutti quanti. Coño, pues que no nos engañen más y que el programa electoral lo hagan Botín y Fainé y arreando. Vamos, como en la Italia de Berlusconi.

¿Por qué se mandó retirar al ejército? Para una cosa constructiva que hacen los de verde… Y ahora que lo pienso, ¿por qué esas unidades operativas tan especializadas no pueden ser civiles? Total, nos cuesta exactamente lo mismo comprarles los juguetes y no entiendo por qué han de estar al mando de los de los sables. ¿Por qué Protección Civil está organizada por pueblos y no dispone de unidades de élite para estas ocasiones? A veces tengo la sensación de que malgastamos energías, dinero y talento.

Hablando de Protección Civil, tuve la oportunidad de conocer cómo funcionan en Platja d’Aro. Me quedé pasmado de lo organizados que estaban, y del nivel de formación. Y eso que son voluntarios. Si fueran profesionales y cobraran por ello ni me imagino de lo que serían capaces de hacer.

 

En resumen: esta nevada ha dejado al descubierto un montón de miserias y nos ha hecho ver que vivimos en un país de mierda, con unos partidos políticos de mierda, unas empresas de mierda y unas infraestructuras de mierda. Nos queda el consuelo de saber que, como estercolero, somos cojonudos.