Pages

Tuesday, 5 October 2010

A título personal…

 

Los plenos municipales del pueblo cada día se superan. De verdad que ya no sé cómo tomármelo. No he asistido a los últimos porque me conozco y un día me expulsarán, así que prefiero escucharlos por radio… y en diferido.

Intentaré ser comedido, aunque fracase en mi intento:

El PSC sigue enrocado en la pérdida del gobierno por la moción de censura inexplicable. Vale, fue una pataleta incomprensible fruto de egos desmesurados, pero recordarlo no lleva a ninguna parte. Son el grupo municipal con mayor representación: hagan su trabajo de oposición en vez de insistir una y otra vez (por activa o por pasiva) en la legitimidad o no del gobierno actual.

ERC lo llevaba bastante bien hasta ahora, aunque también cae de vez en cuando en la misma trampa de recordar la herida. El error de presentar la propuesta de skatepark por la vía urgente fue un tremendo patinazo táctico (perdón por el chiste).

ICV lucha como puede y le dejan, pero a veces se pierde en discusiones bizantinas que no le benefician en nada. Tener un único representante en el consistorio supone un trabajo arduo, pero precisamente por eso deberían optimizar sus recursos, que los tienen.

De Amics no sorprende nada. Está donde está (en el ayuntamiento y fuera del gobierno) por interés y por incompetente, respectivamente y por ese orden cronológico. Vota con sus amiguitos de moción y aquí se acaba su historia.

CiU navega en aguas turbulentas. Decidido el cambio en la cabeza de cartel, Lobato parece que esté quemando naves, disparando a todo lo que se mueve con una actitud propia de alguien a quien nada le importa lo más mínimo salvo menospreciar a los partidos de la oposición y, de paso, la inteligencia de los votantes. Pero claro, como a él ya no le importa…

TPSF se parece cada día más al gobierno de Chávez: un partido (o lo que sea) a la búlgara, sin discusión al líder totémico plenipotenciario y omnipresente, encantado de haberse conocido y de que le conozcan. En el último pleno estuvo a punto de emular a Castro, con intervenciones larguísimas que no aclaraban nada, pero que decían lo de siempre: que los otros son los malos.

Quiero entender que la fiebre electoral empieza a adueñarse de la cotidianidad política a todos los niveles. En menos de dos meses hay elecciones al Parlament y los partidos de ámbito nacional están en precampaña. Esto les lleva a presionar a sus agrupaciones locales para que se intente destacar la acción de cada partido. Eso explicaría, por ejemplo, el carácter urgente del famoso skatepark: sólo quedan dos plenos antes de las elecciones y el último está demasiado cerca como para que tenga impacto. Además, el usuario de una instalación así es objetivo electoral y potencial votante de ERC. No digo que sea esa la razón pero, ¿a que lo parece? Insisto, un error táctico que le da munición al adversario.

Teniendo en cuenta que en primavera tocan elecciones municipales, los partidos de ámbito exclusivamente local se ven obligados a contraatacar. Si, además, estás gobernando gracias a que eres un oportunista (por no decir miserable traidor) y en una situación delicada porque montaste un circo y te crecieron los enanos, como es el caso de TPSF, se entiende que se use todo lo que se tenga a mano. Dos ejemplos:

Parece ser que las obras del mercado necesitan dinero para acabarse, pese a que el concejal que llevaba el tema (que, curiosamente, ahora es el alcalde) aseguró unos meses atrás que estaban completamente presupuestadas. Solución: tomo el dinero asignado en los presupuestos para una obra determinada (las reformas de la escuela de música) y lo desvío hacia las obras del mercado. Aún estoy esperando que expliquen para qué necesitan el dinero (sobrecoste de las obras, menores ingresos de los esperados por la concesión de las paradas,…). Como se deben creer que somos idiotas, mueven el dinero de una partida a otra como si fuera su cortijo, le echan la culpa a Zapatero (eso ya es de patio de colegio) y se extrañan de que les pidan explicaciones.

Otro más (este es para mear y no echar gota). Pillo por los pelos una propuesta estudiada y la presento como propia (léase, la “via verda” o “via de salut” o como sea que le quiera llamar, que no tienen ni nombre). ¿En qué consiste? Pues en coger un trabajo hecho por alguien y venderlo como algo propio, obviando la autoría de quien lo realizó y atribuyéndose méritos. Esto no es patio de colegio, sino de listillo de clase que copia una redacción porque no tiene ni idea de escribir, pero quiere aparentar que sabe. Pero resulta que son tan, tan tontos que se les ocurre decir que la propuesta original estaba presupuestada en 150.000 euros, mientras que la suya “sólo” cuesta 10.000. Aparte de ser un reconocimiento implícito (e involuntario) de que alguien hizo el trabajo antes, eso se puede tomar como una acusación velada (sobre todo por el tono en que se dijo). A mí lo primero que se me ocurre preguntar es: ¿Son el mismo proyecto uno que vale 150.000 y otro que vale 10.000? Si lo son, es que el primero presentaba un sobrecoste preocupante. Si no lo son, es que el segundo es una burda copia barata (en el sentido más peyorativo del término) y oportunista.

(A estas alturas del post me doy cuenta de que no voy a ser breve, así que, por el mismo precio, tampoco voy a ser comedido. Sí, aunque no lo parezca, hasta ahora lo había sido.)

Si algo empieza a preocuparme seriamente es la falta de ética política del equipo de gobierno municipal. Que conste que soy generoso, porque les estoy reconociendo la capacidad de gestionar un gobierno cuando todo indica que no la tienen. Generoso y malvado, lo reconozco, porque da mucho más juego creer que son perversos en vez de incapaces o inútiles. No todos. Algunos son útiles; tontos, pero útiles. Como decía Labordeta: “Se quedan los guapos; nos vamos los buenos”.

El alcalde Motas se arroga el derecho a responder todas y cada una de las intervenciones de los miembros de la oposición, incluso cuando las interpelaciones van dirigidas a otros concejales del gobierno. Además, se permite hacer valoraciones “como persona” cuando preside un pleno. Quizás cree que así es más importante y que podrá hacer callar a la oposición, pero lo único que consigue es quedar como un ególatra y, de rebote, dejar como unos inútiles a sus compañeros de partido. Además, hablando “a título personal” en un pleno municipal socava la autoridad que debe tener un alcalde. Se habla a título personal cuando tomas un café con un amigo, o en un apartado en una reunión informal, pero NO cuando se preside un pleno municipal. Pero claro, es que el chico no entendió nada de lo que dijo el Síndic de Greuges de la ciudad en la presentación de su informe anual sobre la diferencia entre autoridad y poder. Al chaval se le debieron cruzar los cables entre el modo “alcalde” y el modo “a título personal” y debió pensar que no iba con él.

Lo siento, pero no puedo respetar a quien ejerce el poder sin ningún tipo de autoridad. Y la única autoridad que ostenta el señor Motas es la que le confiere un cargo obtenido de manera espuria y torticera. Un cargo que él mismo mancilla al actuar de manera displicente, prepotente y chulesca. Un cargo, en fin, que le viene muy grande. Le viene grande porque no sabe debatir ni rebatir sin entrar en argumentos ad hominem, porque no da las explicaciones que debe, porque menosprecia la labor de fiscalización de la oposición, porque no sólo no reconoce los méritos ajenos sino que se los atribuye como propios. Le viene grande porque su ética política es nula: no está en el cargo por el servicio público, sino por el loor y la gloria propios. Sí, con una pátina de respetabilidad, sonrisa de anuncio y pose patricia, pero que no logran maquillar unas maneras de déspota sin ilustrar. Si es que las inseguridades son muy malas.

Hay que ser muy valiente para ostentar un cargo público con vocación de servicio. El alcalde Motas no tiene ni lo uno ni lo otro. Y así nos va.

 

Estamos faltos, muy faltos, de cultura democrática. Y cuanto más faltos estamos más se nos llena la boca presumiendo de demócratas. Ya se sabe, las inseguridades…

 

 

8th commandment – Sonata Arctica