Pages

Thursday, 25 November 2010

Ni olvido ni perdón.

Acto electoral de un partido político. Como hace años que no voy a uno, decidí armarme de valor y asistir, a ver si es que realmente me estaba perdiendo algo interesante.

Pues no: era lo de siempre, aumentado (pero no corregido) y orientado única y exclusivamente a los ya convencidos que, por cierto, eran cuatro y el cabo.

No tengo ganas de escribir mucho más sobre la campaña electoral, pero tampoco tengo ganas de callarme, así que iré directo.

Soy de izquierdas, o eso creo. Ni me planteo votar a un partido de derechas porque sé que jamás harán el tipo de política que creo justo. Por eso no les pido nada a esos partidos: si están en el gobierno les critico y, cuando lo considero oportuno, hago lo posible por descabalgarlos del poder.

Soy de izquierdas y votante crítico. Por eso castigo a los partidos potenciales depositarios de mi voto con mi abstención cuando creo que no han hecho lo que debían haber hecho: política de izquierdas de verdad, no la especulativa. Que no me guste la derecha no implica que vote con los ojos cerrados a la izquierda.

Soy de izquierdas, votante crítico y medianamente inteligente. Por eso no tolero que ninguno de esos partidos de izquierdas me vengan con chorradas. Han tenido 7 años para plantarse y hacer lo que tenían que hacer. Si no lo han hecho que no me vengan ahora con lloros, el cuento del lobo y culpando a los otros socios de gobierno.

Unos ejemplos a nivel nacional:

-“La derecha mediática catalana (La Vanguardia, RAC1,etc.) ataca un día tras otro”. Pues claro, como que defienden sus intereses. El problema no es que te ataquen, sino que tú no sabes centrar el debate en lo que es importante. Recuerda: ellos no se presentan a elecciones; tú, sí. Si quieres el voto, demuestra que se equivocan, o mienten, o lo que sea, pero no me pidas ayuda para tapar lo que tú no has sabido hacer. A ellos les puedo castigar no comprando su producto; a ti con mi abstención.

-“Que no se realice un cara a cara es una carencia democrática” y “No puede ser que en el debate todos los representantes tengan el mismo tiempo de intervención”. Y lo dicen así, sin ruborizarse ni nada, y un representante autodenominado de izquierdas. Pues eso apesta a propaganda y control de los medios. Vamos, que muy de izquierdas, pero Goebbels estaría orgulloso. Solo por esas dos frases, por cualquiera de esas dos, no solo no te mereces mi voto, sino que no mereces llamarte demócrata.

-“Nos han robado el eslogan (referente a lo del canvi que utiliza ahora CiU)”. Eso suena como lo de Ferrusola cuando perdieron la Generalitat: “Ens han fet fora de casa (Nos han echado de casa)”. Te lo voy a explicar rápido: a) la palabra “canvi” no es tuya; la puede usar quien quiera, b) si llevas 7 años gobernando, el cambio son los otros; tú eres más de lo mismo, y c) lee a Lakoff, anda. La derecha lleva años apropiándose de expresiones de la izquierda, y vosotros no habéis sabido como contraatacar eso. Si el adversario te mete 8 goles, la culpa no es que ellos sepan jugar bien; es que vosotros no tenéis ni idea de jugar.

-“Mas se hizo la foto rebajando la financiación del Estatut y ahora pide el concierto”. Por supuesto, como que estamos en campaña, idiota. El problema no es lo que haga Mas, sino que vosotros no fuisteis capaces de poner a Zapatero en su sitio. Incluso os permitisteis apuñalar por la espalda a Maragall, que había dado el primer paso al frente y le plantaba cara. Tu quoque, Brutus? ¿Dónde estabais entonces?¿Qué hicieron los diputados del PSC en el Congreso? ¡Cobardes! Vergüenza debería daros, pero no la tenéis.

-“El enemigo no es la derecha, sino la abstención y el voto en blanco”. Tu peor enemigo eres tú, que no has hecho los deberes. Llamar enemigo a la cara a quien se abstiene (normalmente votante de izquierdas) te asegura 4 años más en el banquillo. Mejor cállate, que cada vez que abres la boca lo estropeas.

A nivel local, ejemplos de autobombo con posible tiro por la culata:

-“Desdoblamiento de la C-35: Maçanet de la Selva-Platja d’Aro” Muy bonito, una carretera de doble carril que solo sirve para que no haya atascos los fines de semana (lo de Maçanet es un eufemismo para no poner la AP-7, que quedaría muy evidente). Sant Feliu, Castell-Platja d’Aro, Sta. Cristina, Calonge y Palamós suman alrededor de 60.000 habitantes cuyo destino preferente no creo que sea Vidreres o Maçanet, sino Girona. Entonces, ¿para quién se hizo la carretera?

-“Vivienda protegida de Mas Falgueres”. Si no voy errado, finalizadas hace tiempo. Una pregunta: ¿cuantas de esas viviendas están ocupadas? Hasta donde yo sé, no sirve de nada una vivienda, protegida o no, si no cumple su función. Es más, si nadie las ocupa es un dinero que dejan de ingresar las arcas públicas mientras se deteriora el patrimonio público. La construcción está muy bien, pero la gestión es una mierda. Muy propio de este país, por cierto.

En resumen: habéis perdido el norte. Del todo. No os merecéis el apoyo de los votantes críticos. Probablemente no os merezcáis ni el apoyo de vuestros militantes. Se os llena la boca hablando de valores, pero no dudáis ni un segundo en encerrarlos bajo siete llaves cuando veis peligrar la poltrona. Por favor, no me vengáis con eso tan manido de que “la derecha hace lo mismo”. Me importan un huevo la derecha y sus valores. Soy de izquierdas, ¿recuerdas lo que es eso? Son una serie de valores y principios, y los mantienes llueva, nieve o haga sol. Cualquier otra cosa es oportunismo, y eso jamás ha sido de izquierdas. No todo vale.

Para empezar, pedid perdón por vuestros errores. No me preguntéis por cuáles: todos sabemos cuáles son. De la inoperancia a la soberbia tenéis un amplio abanico donde escoger.

¿Por qué me pillo estos cabreos? Por una sencilla razón: porque me encantaría que gobernara la izquierda, pero no la de boquilla.

¿Ser crítico con la izquierda es hacerle el trabajo a la derecha? No, es darle collejas a quienes deberían haber hecho un trabajo y no lo han hecho, a ver si espabilan.

¿Por qué saco algunos de estos temas ahora? Pues porque las elecciones al Parlament las tenéis fatal, pero aún podéis reaccionar para salvar los muebles en las municipales… si queréis, claro. Si no, muchos otros como yo os seguiremos castigando, porque os lo merecéis. Si no podéis deshacer los errores, al menos asumidlos, haced autocrítica y/o mejorad la comunicación para minimizar el impacto (sin insultar demasiado la inteligencia del oyente, si puede ser).

Honos habet onus: el honor (de gobernar) conlleva responsabilidad. O más claramente: si no pasáis el punto de corte, suspendidos. A mí me enviaban a septiembre; a vosotros os mandamos a la oposición.

A ti, dirigente de partido de izquierdas, te lo voy a aclarar. Cuando gobernáis y lo hacéis mal, los votantes críticos de izquierdas os castigamos con la abstención. Aún no os habéis dado cuenta de que llegáis al poder cuando la derecha que gobierna lo hace tan mal que los mismos que nos abstenemos os damos la oportunidad de que lo hagáis como nosotros queremos. Lo que pasa es que os dormís en los laureles, hacéis política especulativa y después venís a llorarnos, amenazándonos de que viene la derecha.

Ni autocrítica, ni valores, ni vergüenza. No tenéis nada de eso. Cuando lo tengáis, cuando realmente queráis hacer política de la de verdad, cuando os importe más el servicio que la poltrona, venid a decírnoslo. A lo mejor volvemos a confiar en vosotros… o no.

 

Y recordadlo bien: sólo tenéis el voto de vuestros militantes/simpatizantes, pero con eso no basta. Si queréis gobernar necesitáis el voto de los votantes más críticos. El voto del “enemigo”.