Pages

Monday, 31 May 2010

El carrito del “helao”

 

Volvemos a la carga con las urgencias. El pleno del jueves fue, permítaseme la grosería, para mear y no echar gota. Que conste que llegué tarde y me perdí los primeros puyazos, pero tuvieron a bien repetirlos durante tooooooodo el pleno. Y lo escribo así porque empezó a las siete de la tarde y acabó a las doce y media de la noche.

La sorpresa fue la interpelación para que el Sr. Lobato, concejal de Urbanismo, explicara si ha trabajado o trabaja para el Sr. Luque, concejal y constructor. Parece que al alcalde Motas no le sentó nada bien la pregunta, porque acabó prohibiendo que se tratara el asunto. Y lo hizo con muy malos modos, todo sea dicho. Si Albó pecaba algunas veces por defecto, Motas peca por exceso. No hacía falta ponerse como se puso, pero creo entender las razones, que luego explico.

Si no entendí mal, parece ser que el Sr. Lobato ejerce ahora como consultor independiente (autónomo o empresa). Eso no me parece mal, al contrario. Todos tenemos el derecho de trabajar y ganarnos el sustento como mejor podamos. Aún así, cuando uno se dedica a la política ha de tener cuidado con lo que hace. Es aquello de no solo ser virtuoso sino, además, parecerlo. Y ahí viene el problema, en la cuestión de estética.

Resulta que el Sr. Lobato ha recibido y ejecutado encargos para algunas empresas del Sr. Luque. Teniendo en cuenta que es constructor, que tiene algunos temas pendientes en el municipio del cual son concejales tanto él como el Sr. Lobato y teniendo en cuenta que este último es concejal de Urbanismo no se puede decir que la escena sea demasiado estética. Me limito a hablar de estética porque la discusión ética no es posible. En el hipotético caso de que el Sr. Lobato utilizase información privilegiada o se sirviese de su condición de concejal de Urbanismo para beneficiar a sus clientes, sea el Sr. Luque o cualquier otro, no podríamos discutir sobre ética, sino que estaríamos hablando directamente de ilegalidad.

A modo de resumen, unas cuantas peticiones:

Sr. Motas, aprenda a distinguir entre lo que es personal, lo que es legítimo en política y lo que es una ilegalidad. Le irá bastante bien, sobretodo si sigue como alcalde con esas compañías. Si lo del Sr. Lobato le pilló en fuera de juego o no lo sabía, haberlo dicho, que no es tan grave y siempre va bien asumir cierta dosis de error. No está usted por encima del bien y del mal, así que no lo pretenda. Tampoco le vendría mal rebajar el nivel de chulería. Compórtese, que es usted el alcalde, aunque sea por accidente.

Sr. Lobato, tiene usted todo el derecho a trabajar como y donde le plazca, pero la próxima vez consulte la viabilidad, oportunidad y la existencia de ciertas incompatibilidades legales… y estéticas, que cuesta muy poco quedar bien. Lo de señalar con el dedo a otros concejales con el tan manido “Y tú más” fue feo, muy feo.

Señoras y señores de la oposición, han hecho bien los deberes fiscalizando al gobierno, pero a quien deberían haber pedido cuentas no es al Sr. Lobato, sino al responsable de ponerle o cesarle, es decir, al alcalde. Qué curioso que le haya relevado de sus funciones al día siguiente del pleno. El tono podría haber sido algo menos insistente, porque parecía algo personal, sobretodo después de que el alcalde decidiera una defensa al grito de “Esto es Esparta”.

Al Sr. Luque no tengo nada que decirle, y si lo tuviera tampoco estoy seguro de que lo entendiera. Quousque tandem…?

 

Lo mejor del pleno, la intervención de uno de esos referentes de los que os hablaba hace unas semanas. José Luis Mayo fue uno de mis profesores en el Bachillerato. No puedo recordar ni una sola de las lecciones (por eso se me da tan mal lo de escribir y llevo fatal la literatura), pero aún recuerdo frases suyas como si fuera hoy. También fue uno de esos maestros que uno se encuentra en la vida, y me enseñó mucho más de lo que jamás podré agradecerle. Sigue enseñando, en las trincheras de primera línea y, desde hace cinco años, también como Síndic Municipal de Greuges. Tuvo el detalle de hacerme llegar el discurso de presentación de su informe, y prometo colgaros algún que otro párrafo magnífico.

Siempre es un honor y un privilegio seguir aprendiendo de él, sobretodo en estos tiempos.

O tempora! O mores! Un placer, Maestro.

Tuesday, 18 May 2010

The Last in Line

There’s no sign of the morning coming
You've been left on your own
Like a Rainbow in the Dark

 

El domingo por la noche la alegría por la liga ganada por el Barça se esfumó en un santiamén. Buscando información en la red me enteré de que Ronnie James Dio había muerto por la mañana. A la mayor parte de vosotros no os sonará de nada, pero para la comunidad del heavy metal se ha ido algo más que un cantante.

No soy dado a idolatrar a nadie, pero hay recuerdos con los que creces y se quedan grabados a fuego.

Me apasiona la música, de muchos tipos, y el heavy metal tiene un gran espacio no solo en mi discoteca particular, sino en la banda sonora de mi vida, indisolublemente unida a algunos de mis recuerdos más intensos.

Con Dio aprendí a soñar con templos, reyes, bestias, leyendas, unicornios, caballeros. Aprendí que no hay luz sin oscuridad, bien sin mal o paz sin lucha. Supongo que habré perdido muchas de esas cosas con el paso de los años, pero algo queda siempre.

Sí, parte de mi corazón es de metal, como cantaban los Accept. Y esa parte se sigue emocionando cuando oigo cantar a Ronnie, ese tipo bajito, con pinta de duende, que seguía manteniendo la vitalidad, la actitud, el pelo largo y casi la misma voz con 68 años. Seguía en la carretera y sobre los escenarios, con sus plataformas y su atuendo entre gótico y medieval.

¿Te acuerdas? El famoso video con aquella estética ochentera de la que ahora nos cachondearíamos: The Last in line. Aquellos acordes de guitarra suaves y su voz aterciopelada que nos acunaba como en una nana:

We're a ship without a storm
The cold without the warm
Light inside the darkness that it needs, yeah
We're a laugh without a tear
The hope without the fear
We are comin’… home

Y después el grito desgarrador y toda la fuerza del mundo para hablarnos del bien, del mal y de todo lo que hay en medio. Sin tomar partido, sin acusar; solo diciéndonos que algún día lo sabríamos.

 

Pero mucho antes de eso ya nos había cantado otras muchas cosas. Nos había hablado de la Dama del Lago, a la que profesaba devoción:

I know she waits below
Only to rise on command
When she comes for me
She's got my life in her hands

 

Nos había explicado lo que había sucedido hace mucho tiempo, en el año del zorro:

There in the middle of the people he stands,
Seeing, feeling.
With just a wave of the strong right hand, he's gone
To the temple of the king.

 

Incluso nos contó lo peligroso que resulta dormir con el diablo:

Move closer to me
I can make you anyone
I think you're ready to see
The Gates of Babylon

 

 

¿Sabes? Creo que nos enseñó muchas cosas. Nos dijo que seríamos la oveja negra de la familia, que podían existir mundos mejores, que podíamos amar y ser amados, que podíamos luchar, que algunas veces ganaríamos y otras perderíamos. Nos enseñó a soñar. Quizá nosotros éramos jóvenes y despistados y no lo aprendimos bien, pero nos lo enseñó para que algún día pudiéramos recordarlo. No fuimos los únicos, porque otros consagrados como Lars Ullrich, de Metallica, también cayeron bajo el embrujo del duende.

No, no ha muerto solamente un cantante de metal. No solo introdujo aire nuevo en el género con su registro agudo o sus letras; también nos dio un gesto que hoy en día todos conocen: los cuernos. Sí, la famosa mano cornuda la empezó a usar él como gesto en sus actuaciones y se ha convertido en un símbolo universal, en el saludo que todos los metaleros reconocemos. Puede parecer anecdótico, pero si a eso le sumas su particular voz, su influencia y su paso por algunas de las mejores bandas de heavy metal entonces tienes no sólo a uno de los padres del género, sino también a una leyenda. Insufló vida en el metal… y el metal en nuestras vidas.

Pero, independientemente de todo eso, como si no fuera suficiente, me dejó un recuerdo con el que moriré. Hay miles de canciones, cientos de miles. Muchas me traen recuerdos especiales, como a todo el mundo: con la que diste el primer beso, la que sonaba aquella vez que hiciste el amor mientras llovía a cántaros en primavera, aquella con la que te emborrachaste hasta olvidar tu nombre, esa con la que te encanta despertarte, la que te pones cuando estás triste para abrirte las venas del todo,…

Sí, todos tenemos de esas, pero yo tengo una que sobrepasa todo eso. La letra consigue que se me suicide una lágrima por la mejilla mientras conservo una sonrisa serena en mi boca; musicalmente me parece de lo mejor que he oído en mi vida y me da una sensación de paz que no he sentido con nada más (sobretodo la letanía final). Y la voz… Bueno las armonías vocales me colman los oídos, pero el final de la canción, justo al final del tercer estribillo (a partir de 5’02’’), me llena el pecho de aire, me eleva, satura mis sentidos hasta tal punto que creo haber alcanzado una suerte de equilibrio con el universo, ingrávido, suspendido. Es el final perfecto para una obra sublime. Creo que si pudiera elegir un momento para morir sería ese:

 

 

 

Lo siento, me he enrollado demasiado, y a la mayor parte de quienes entráis aquí no creo que os guste en absoluto ni Dio, ni el heavy ni nada que se le parezca. Lo más probable es que os parezca todo una inmensa tontería más propia de un adolescente que de un cuarentón. Quizá ese sea el problema: que sigo siendo un adolescente. Solo quería compartir con vosotros algo que me ha entristecido, porque ayer murió alguien que, sin saberlo, cambió mi vida, aunque solo fuera en un aspecto muy pequeño.

 

Quizá también necesitaba escribir sobre alguien o algo que me hiciera sentir vivo, aunque triste. He escrito demasiado últimamente sobre gilipolleces y sobre gente que, si no fuera por el alcance de sus actos, no merecería ni un minuto de atención. Necesitaba dejar lo urgente y volver a lo importante, a cambiar la bilis por la sangre, a sentir que vuelve a fluir por donde debe.

 

Necesitaba volver a lo básico; a sentir los latidos de mi corazón.

 

Long live Rock ‘n’ Roll!

Horns up!

dio

Let us dream, let us sing
for tomorrow we shall die

Friday, 7 May 2010

Quien calla otorga

Democracy means that if the doorbell rings in the early hours, it is likely to be the milkman. (La democracia significa que si alguien llama a la puerta por la mañana lo más probable es que sea el lechero) – Winston Churchill

 

Era temprano, pero no era el lechero. Bueno, igual si les dejan también reparten leches, pero de otro tipo.

No han tardado ni un mes en sorprenderme. Fascinante. O “fascio-nante”, como se quiera ver.

Dejaré para otros las reflexiones. Hoy me limitaré a expresar lo que me gustaría ver.

Me gustaría que se hiciera uso del artículo 46.2.a de la ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, que se convocara un pleno extraordinario (la situación me parece lo suficientemente grave) con un único punto del orden del día: votar una moción para apoyar al concejal Pere Albó y rechazar las coacciones y amenazas de las que fue objeto en su domicilio. El resto es ver qué vota cada formación política. TxSF y CiU lo tienen fatal: voten lo que voten pierden. Si votan a favor de la moción ya saben lo que les puede pasar con Luque; si votan en contra cruzan la línea de lo permitido; si se abstienen quedan como el culo con todo el mundo.

También me gustaría que la gente del pueblo pidiera la dimisión del concejal Luque y del alcalde Motas. El primero porque, aún sin pruebas, es más que verosímil que esté detrás de la acción (los trabajadores no se ausentan del puesto de trabajo por la cara). El segundo por cobarde. El alcalde ya debió cesar a Luque por no tener todos los permisos para la obra y, aún así, llevarla a cabo. Es un miembro del gobierno local y ha de dar ejemplo. Digo lo de cobarde porque tildar todo eso de “diferencias personales irreconciliables” es justificar las coacciones y amenazas. Un alcalde como es debido ha de garantizar la seguridad de los ciudadanos y cortar de raíz actuaciones de ese tipo. Claro, que entonces se juega quedarse en minoría. Lo dicho, es cobardía.

Y, ya puestos, que dimita Lobato también. No se puede decir que “falta sólo un papel” y que el resto de permisos están en regla. Pues mire, si no están todos los papeles y la ley dice que han de estar todos, la obra no se puede empezar. No se es “un poco” ilegal. Es como si le hubieran pillado robando de las arcas municipales y saliera un compañero de gobierno diciendo que “sólo han sido mil pesetas”. Oiga, si ha robado, ha robado. La cuantificación de la pena ya la pondrá el juez, pero el hecho es innegable.

Es de juzgado de guardia que, además, se intente demonizar a quien denuncia la irregularidad. Vale que sea el PSC y que vayan con el cuchillo en los dientes, pero no se han inventado la irregularidad. Volviendo al supuesto anterior de un robo en las arcas públicas, es como si el grupo político que lo denuncia fuera el culpable. ¿Nos hemos vuelto locos? Si además de ladrón es un chapucero lo que no se puede hacer es defenderle matando al mensajero.

Me gustaría que ERC e ICV-Verds no usaran esto como arma arrojadiza, ni como elemento electoral. Me gustaría que los partidos en la oposición se unieran, sin sacar a colación el tema de la moción de censura que los desalojó del gobierno. Y me gustaría porque lo que ha sucedido no es materia partidista, sino de un profundo calado democrático. Se amenaza y coacciona a un ciudadano que, además, es representante elegido democráticamente por otros ciudadanos, y es amenazado (con pruebas o no) por otro representante. Eso es muy grave, en serio. Sin querer entrar en demagogias ni populismos, no es lo mismo que te insulten o amenacen en la calle, en el consistorio, en un pleno, a que lo hagan en tu casa y con tu familia dentro. Eso tiene tintes personales y de vendetta. Insisto: no es un tema partidista, ni siquiera político. Es una línea roja que no hay que cruzar jamás, mucho menos un representante político. No es una amenaza al ex alcalde, ni al concejal: es una amenaza a todos y cada uno de nosotros, porque ayer fue Pere Albó, pero mañana puede ser cualquiera que se cruce en las intenciones de Luque. Quizá por eso Motas y Lobato se han acochinado en tablas y también han cruzado una línea roja que no saben cómo acabará. Ya dije que ese “trío bizarro” no acabaría bien: uno de ellos ha empezado a joder a los otros dos. Y a fondo.

No es una cuestión de colores políticos. Es una cuestión de saber si estamos dispuestos a que nos gobiernen un mafioso que cree que puede hacer cuanto le plazca por ser concejal, un cobarde que tiene miedo a perder una alcaldía conseguida a traición y un inepto que justifica irregularidades cuando su tarea es precisamente velar por que se cumplan.

 

No sé qué harán los demás, pero yo no pienso consentir que nadie amenace ni coaccione a nadie de esa manera. Porque ayer fue Pere, pero mañana puede que no le guste a alguien lo que yo escribo y decida que me puede partir las piernas.

 

Y no quiero que un alcalde cobarde salga después diciendo que ha sido fruto de “diferencias personales irreconciliables”.

 

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemöller

Quien avisa…

Que conste que lo avisé.

 

Empezamos con esto:

http://bit.ly/aWcvln

Y la reacción es esta:

http://bit.ly/aR1zBI

http://www.tv3.cat/videos/2889790 (minuto: 20’40’’)

 

Solo unas cuantas preguntas:

 

Si no tiene todos los permisos, no puede iniciar la obra.¿Cuál es el problema?

¿Los trabajadores no cobran si no trabajan por un error de la empresa?

Ya sé que es un pueblo y todo el mundo se conoce pero, ¿en serio los trabajadores sabían dónde vivía el alcalde?

¿Ningún trabajador se negó a ir a una protesta de ese tipo?

 

No sé, me gustaría vuestra opinión para contrastar… y esperar a que se enfríe la mía.