Pages

Saturday, 23 October 2010

Rubalcaba presidente.

Zapatero ha decidido que no seguirá, pase lo que pase, y ha designado al futuro candidato por el PSOE a la presidencia del gobierno: Alfredo Pérez Rubalcaba. El resto de la remodelación del ejecutivo va en función de ese cambio. Si no, no se entiende que a Trinidad Jiménez, que no supo gestionar con criterio una simple gripe, le den algo de la categoría de Exteriores, a menos que quieran empezar una guerra con alguien.

Tampoco se entiende que a Leire Pajín le den un macro ministerio refundado. No he escuchado ni una sola declaración de Pajín que contenga algo interesante y que no lleve algún eslogan escondido. No es solo lo que dice, sino también el tono en que lo dice, que sólo le falta levantar el brazo con el libro rojo de Mao, como en las exhibiciones de antaño en Beijing. Es persona de partido, lo entiendo pero, ¿en serio no tenían a nadie mejor?. El machista alcalde de Valladolid, aparte de la estupidez de su comentario, le ha conseguido unos apoyos extra.

Lo de Valeriano Gómez es de chiste: hace cuatro días se manifestaba en contra de la reforma laboral del gobierno y pasado mañana tendrá que gestionarla. Hay que estar muy fumado para ofrecerle un cargo así, y muy desesperado para aceptarlo.

Pero insisto en la idea de que eso no es más que alpiste para mantener un ejecutivo un par de años; peones a sacrificar en una partida de mucho calado y en el que la figura principal es la de Alfredo Pérez Rubalcaba, Vicepresidente primero, ministro de Interior y portavoz del gobierno. Casi nada. Es el legado de Rodríguez Zapatero, su última partida, la más importante. Se quiere ir, pero quiere hacerlo jugando la partida de su vida. Si Aznar nos metió en una guerra, Zapatero quiere acabar otra.

Creo que el PSOE ganará las próximas elecciones generales, y tengo una teoría. Reconozco que la teoría es, como poco, bizarra, pero intentaré explicarme.

En este momento el PSOE está en caída libre en las encuestas; el PP ganaría si consiguiera no hacer nada raro (difícil) ni meter la pata (más difícil aún) en los próximos catorce meses, incluso con todos los escándalos de corrupción salpicándole de lleno.

La crisis y, sobre todo, el paro están pasando una factura elevada al PSOE. Ambos temas son de difícil solución (en este vídeo se explica bastante bien; hasta yo lo he entendido), y habrá que esperar varios años para ver mejoras sustanciales. Si esos son los temas que más preocupan a la población y no se pueden solucionar hay que ir a por los que sí pueden tener una solución. ¿Cuál es el problema que se puede solucionar? Sí, lo habéis adivinado: el terrorismo. Mejor dicho, ETA.

Eso es lo que llevan haciendo desde hace tiempo. De manera sublime y lenta, “Rubalcaba style”.

¿Cómo se acaba con ETA? Pues se sigue el manual de guerra. A saber:

  • Se les machaca  a nivel militar (policial).

En eso se han esmerado mucho. Rubalcaba está acaparando los éxitos de la labor policial y se muestra inflexible, repitiendo hasta la saciedad que los “los del banquillo no llegarán al equipo titular”. Y cumpliéndolo. Esa estrategia siempre ha dado buenos resultados, fuera el que fuera el color del gobierno de turno: cuando tienes problemas que no puedes resolver te dedicas a capitalizar todo lo que puedas el tema de ETA, copando la información día tras día y desviando la atención sobre lo que no puedes o no sabes atender. Hasta ahora, irónicamente, se ha hecho sin pretender acabar con el conflicto, sino alargarlo para que siga formando parte del juego.

  • Se mantienen los canales diplomáticos (de comunicación política) abiertos.

Todo gobierno sabe, aunque no lo diga, que es un conflicto político, y que no puede obviar ese componente. El problema es que en el conflicto vasco, a diferencia de lo que pasaba entre el IRA y el Sinn Fein, ETA tiene más poder que los políticos (HB, Batasuna, EH y un largo etcétera de organizaciones políticas convenientemente perseguidas por el gobierno “democrático” español de turno, en su obsesión por criminalizar el independentismo). Hay que desequilibrar esa balanza hacia el otro lado, y la persona con mayor proyección pública y que mejor puede liderar ese desequilibrio es Otegi. Lo saben y lo acaban de aprovechar: sorprendente entrevista en El País a Otegi. Sorprendente por varios motivos. Primero porque sea en El País, un medio de comunicación ligado al PSOE. Segundo porque Otegi se haya dejado entrevistar para ese medio (aunque se diga que hubo muchos impedimentos). Y por último, pero no de menor importancia, que el entrevistador sea John Carlin, autor de “El Factor Humano”, que inspiró la aclamada película “Invictus”. Parece la escenificación de una negociación: El País (PSOE), Otegi (ETA) y John Carlin, un periodista (¿mediador?) de prestigio. Aconsejo la lectura de la entrevista (más bien intercambio epistolar, pero bueno): dice muchas cosas interesantes, aunque también depende de quién lo lea y qué intenciones tenga.

  • Se negocian los términos de la rendición y las medidas de gracia.

No nos engañemos: una negociación implica ceder. El gobierno sabe que la Ley de Partidos es una infamia antidemocrática y que tendrá que cargársela. Sabe que la doctrina Parot apesta a manipulación de la Justicia. Y sabe que tendrá que soltar a los presos sin delitos de sangre. Esos presos tendrán que convertirse en clases pasivas, al menos durante un tiempo. Y en ese último punto estriba el peligro para el ejecutivo español: ¿cómo hacer para pagar pensiones a presos de ETA liberados sin que se te coma la oposición y te lance a los leones?. Pues haciendo que paguen otros y que no conste en tu contabilidad. Ahí es donde entra en juego el PNV, pactando unos presupuestos que le dan mucho más dinero y más margen de moverlo al Gobierno de Gernika. Ya sé que el PNV no está en ese gobierno, pero el PSOE prefiere perder Ajuria Enea y mantener la Moncloa. A fin de cuentas, Patxi López está donde está por el PP, apoyo que perderá si se inicia todo el proceso. Además, conviene políticamente que, en Euskadi, el rédito electoral del cese de ETA lo capitalice el PNV antes que otras fuerzas abertzales. El pacto PNV-PSE para el gobierno vasco sería otra posibilidad, pero supondría mucha presión para un PSOE en la Moncloa y con el PP y toda la caverna mediática mordiéndoles los tobillos.

  • Se explica a la sociedad.

Y nadie mejor para eso que Rubalcaba, que le vendería hielo a los esquimales y encima les haría creer que les hace un favor. Es el ministro con un balance de gestión más favorable, tiene una dilatada experiencia y, de conseguirse el cese, sería elevado a los altares. Y desde el púlpito explicaría a una sociedad en crisis y con un desempleo acuciante que se ha conseguido dar un paso histórico, que ETA no volverá a actuar, que los recursos económicos destinados a combatir la banda se podrán destinar a otros fines, que en toda negociación hay que ceder y que los presos sin delitos de sangre no tiene sentido que sigan en prisión ahora que ETA no existe, que en una situación de normalidad democrática la Ley de Partidos carece de fundamento (bueno, eso quizá no lo diga así, porque sería reconocer que fue una medida antidemocrática). En definitiva, que toda reconciliación implica un esfuerzo. Todo eso muy bien explicado, claro, porque el PP lanzará toda su artillería pesada: que si España se rompe, que si se ha cedido ante los terroristas, que si es un insulto a las víctimas,… Lo que sea menos alegrarse de que se haya cerrado un capítulo vergonzante de la historia del país.

Suena raro, sí. A teoría de conspiración o “conspiranoia” del PP. Pero cosas más raras se han visto. No será fácil, ni el éxito está asegurado a corto plazo. Puede que haya una escisión del sector mercenario de ETA, al estilo del IRA Auténtico, o del INLA. Es posible que la ultraderecha (la conocida, no la que se esconde en el PP) monte algún numerito de los suyos. No será fácil para las familias de las víctimas; todas las víctimas. Pero vale la pena intentarlo, de verdad.

Reconozco que el ejecutivo de Rodríguez Zapatero intentó lo de la tregua (con el coste político que conlleva) y los de ETA no se enteraron de que iba en serio lo de la zanahoria y el palo que les ofrecían. También creo que si el gobierno está dispuesto a llegar a ese tipo de acuerdo es porque la crisis les ha abocado a ello, es decir, hacen de la necesidad una virtud y ruegan por que les salga bien para poder ganar las elecciones y que el efecto dure hasta que la situación económica mejore. En cualquier caso, Rubalcaba gestionará ese éxito y gobernará la nave la próxima legislatura. Zapatero pasará a la historia y podrá volver a hacer una vida normal, que es lo que realmente le apetece.

No pienso votar al PSOE, haga lo que haga y pase lo que pase, pero ojalá salga bien el invento. Porque ya basta de que los gobiernos, todos los que ha habido, nos manipulen con información sesgada; porque ya basta de que nos recorten las libertades y se caguen en la democracia; porque ya basta de retorcer la legalidad alejándola de la justicia; porque ya basta de que gestionen el voto a costa  de la sangre de otros mientras cínicamente hablan de su memoria. Pero, por encima de todas las cosas, porque ya habido demasiada pena, dolor y pesar.

 

Ya sé lo primero que haré cuando el cese sea una realidad firme, cuando se hayan acallado todas las voces y el ruido que acompañan la novedad, cuando la normalidad no sea un estado transitorio a la espera de una mala noticia.

Hace años que sé lo que haré, porque hace años que quiero hacerlo.

Le mandaré un mail a una amiga a quien quiero un montón, la citaré en el casco viejo de Bilbao, en la estrella frente al Palacio Yohn. Le pediré que venga con su marido y sus hijos, le daré el abrazo más sentido y anhelado que jamás he dado o daré a nadie y pasearemos por las Siete Calles.

Sin prisa. Sin pena. Sin dolor. Sin miedo.

 

Thursday, 21 October 2010

Baltistán

Lo sé: no tienes ni idea de qué es eso de Baltistán. Yo tampoco sabía nada hasta hace cuatro días.

No es una droga, ni un medicamento, ni un mineral importantísimo para la fabricación de móviles, ni un nuevo programa de televisión. Suena a país de chiste de Chiquito de la Calzada, pero la situación no es de chiste.

Esto es Baltistán. Y la situación es muy jodida. Las inundaciones por las lluvias monzónicas de este año han dejado la zona devastada. Muertos, desaparecidos, desplazados, gente sin hogar, cosechas perdidas, falta de agua potable.

Olvídate de ayudas gubernamentales: suena a chiste de mal gusto en un país preñado de corrupción.

Una gente de mi pueblo me han hecho llegar información y, como confío en la persona que me ha hablado de todo esto, me he comprometido a difundirla en la medida de lo posible. Aquí os podéis descargar un pdf con información (está en catalán, pero sé que quienes me leéis y no sois catalanohablantes podéis hacer el esfuerzo).

A estas alturas del post ya sabéis que os voy a pedir dinero, así que vayamos al grano.

Necesitan dinero para poder construir un techo, para mantas, medicinas, comida, agua potable, ropa.

Necesitan dinero para reconstruir hospitales, escuelas e infraestructuras parecidas, porque las que tenían desparecieron con las inundaciones.

En invierno el mercurio se instala en los –20º, quedan incomunicados y dependen de las cosechas del verano (inexistentes este año).

Hay una cuenta abierta en Caixa Girona:

2030-0013-03-3300034674

 

Gracias a todos. Cualquier ayuda sabéis que será bienvenida.

 

Moltes gràcies, Carme, per seguir creient en un món més just.

Tuesday, 5 October 2010

A título personal…

 

Los plenos municipales del pueblo cada día se superan. De verdad que ya no sé cómo tomármelo. No he asistido a los últimos porque me conozco y un día me expulsarán, así que prefiero escucharlos por radio… y en diferido.

Intentaré ser comedido, aunque fracase en mi intento:

El PSC sigue enrocado en la pérdida del gobierno por la moción de censura inexplicable. Vale, fue una pataleta incomprensible fruto de egos desmesurados, pero recordarlo no lleva a ninguna parte. Son el grupo municipal con mayor representación: hagan su trabajo de oposición en vez de insistir una y otra vez (por activa o por pasiva) en la legitimidad o no del gobierno actual.

ERC lo llevaba bastante bien hasta ahora, aunque también cae de vez en cuando en la misma trampa de recordar la herida. El error de presentar la propuesta de skatepark por la vía urgente fue un tremendo patinazo táctico (perdón por el chiste).

ICV lucha como puede y le dejan, pero a veces se pierde en discusiones bizantinas que no le benefician en nada. Tener un único representante en el consistorio supone un trabajo arduo, pero precisamente por eso deberían optimizar sus recursos, que los tienen.

De Amics no sorprende nada. Está donde está (en el ayuntamiento y fuera del gobierno) por interés y por incompetente, respectivamente y por ese orden cronológico. Vota con sus amiguitos de moción y aquí se acaba su historia.

CiU navega en aguas turbulentas. Decidido el cambio en la cabeza de cartel, Lobato parece que esté quemando naves, disparando a todo lo que se mueve con una actitud propia de alguien a quien nada le importa lo más mínimo salvo menospreciar a los partidos de la oposición y, de paso, la inteligencia de los votantes. Pero claro, como a él ya no le importa…

TPSF se parece cada día más al gobierno de Chávez: un partido (o lo que sea) a la búlgara, sin discusión al líder totémico plenipotenciario y omnipresente, encantado de haberse conocido y de que le conozcan. En el último pleno estuvo a punto de emular a Castro, con intervenciones larguísimas que no aclaraban nada, pero que decían lo de siempre: que los otros son los malos.

Quiero entender que la fiebre electoral empieza a adueñarse de la cotidianidad política a todos los niveles. En menos de dos meses hay elecciones al Parlament y los partidos de ámbito nacional están en precampaña. Esto les lleva a presionar a sus agrupaciones locales para que se intente destacar la acción de cada partido. Eso explicaría, por ejemplo, el carácter urgente del famoso skatepark: sólo quedan dos plenos antes de las elecciones y el último está demasiado cerca como para que tenga impacto. Además, el usuario de una instalación así es objetivo electoral y potencial votante de ERC. No digo que sea esa la razón pero, ¿a que lo parece? Insisto, un error táctico que le da munición al adversario.

Teniendo en cuenta que en primavera tocan elecciones municipales, los partidos de ámbito exclusivamente local se ven obligados a contraatacar. Si, además, estás gobernando gracias a que eres un oportunista (por no decir miserable traidor) y en una situación delicada porque montaste un circo y te crecieron los enanos, como es el caso de TPSF, se entiende que se use todo lo que se tenga a mano. Dos ejemplos:

Parece ser que las obras del mercado necesitan dinero para acabarse, pese a que el concejal que llevaba el tema (que, curiosamente, ahora es el alcalde) aseguró unos meses atrás que estaban completamente presupuestadas. Solución: tomo el dinero asignado en los presupuestos para una obra determinada (las reformas de la escuela de música) y lo desvío hacia las obras del mercado. Aún estoy esperando que expliquen para qué necesitan el dinero (sobrecoste de las obras, menores ingresos de los esperados por la concesión de las paradas,…). Como se deben creer que somos idiotas, mueven el dinero de una partida a otra como si fuera su cortijo, le echan la culpa a Zapatero (eso ya es de patio de colegio) y se extrañan de que les pidan explicaciones.

Otro más (este es para mear y no echar gota). Pillo por los pelos una propuesta estudiada y la presento como propia (léase, la “via verda” o “via de salut” o como sea que le quiera llamar, que no tienen ni nombre). ¿En qué consiste? Pues en coger un trabajo hecho por alguien y venderlo como algo propio, obviando la autoría de quien lo realizó y atribuyéndose méritos. Esto no es patio de colegio, sino de listillo de clase que copia una redacción porque no tiene ni idea de escribir, pero quiere aparentar que sabe. Pero resulta que son tan, tan tontos que se les ocurre decir que la propuesta original estaba presupuestada en 150.000 euros, mientras que la suya “sólo” cuesta 10.000. Aparte de ser un reconocimiento implícito (e involuntario) de que alguien hizo el trabajo antes, eso se puede tomar como una acusación velada (sobre todo por el tono en que se dijo). A mí lo primero que se me ocurre preguntar es: ¿Son el mismo proyecto uno que vale 150.000 y otro que vale 10.000? Si lo son, es que el primero presentaba un sobrecoste preocupante. Si no lo son, es que el segundo es una burda copia barata (en el sentido más peyorativo del término) y oportunista.

(A estas alturas del post me doy cuenta de que no voy a ser breve, así que, por el mismo precio, tampoco voy a ser comedido. Sí, aunque no lo parezca, hasta ahora lo había sido.)

Si algo empieza a preocuparme seriamente es la falta de ética política del equipo de gobierno municipal. Que conste que soy generoso, porque les estoy reconociendo la capacidad de gestionar un gobierno cuando todo indica que no la tienen. Generoso y malvado, lo reconozco, porque da mucho más juego creer que son perversos en vez de incapaces o inútiles. No todos. Algunos son útiles; tontos, pero útiles. Como decía Labordeta: “Se quedan los guapos; nos vamos los buenos”.

El alcalde Motas se arroga el derecho a responder todas y cada una de las intervenciones de los miembros de la oposición, incluso cuando las interpelaciones van dirigidas a otros concejales del gobierno. Además, se permite hacer valoraciones “como persona” cuando preside un pleno. Quizás cree que así es más importante y que podrá hacer callar a la oposición, pero lo único que consigue es quedar como un ególatra y, de rebote, dejar como unos inútiles a sus compañeros de partido. Además, hablando “a título personal” en un pleno municipal socava la autoridad que debe tener un alcalde. Se habla a título personal cuando tomas un café con un amigo, o en un apartado en una reunión informal, pero NO cuando se preside un pleno municipal. Pero claro, es que el chico no entendió nada de lo que dijo el Síndic de Greuges de la ciudad en la presentación de su informe anual sobre la diferencia entre autoridad y poder. Al chaval se le debieron cruzar los cables entre el modo “alcalde” y el modo “a título personal” y debió pensar que no iba con él.

Lo siento, pero no puedo respetar a quien ejerce el poder sin ningún tipo de autoridad. Y la única autoridad que ostenta el señor Motas es la que le confiere un cargo obtenido de manera espuria y torticera. Un cargo que él mismo mancilla al actuar de manera displicente, prepotente y chulesca. Un cargo, en fin, que le viene muy grande. Le viene grande porque no sabe debatir ni rebatir sin entrar en argumentos ad hominem, porque no da las explicaciones que debe, porque menosprecia la labor de fiscalización de la oposición, porque no sólo no reconoce los méritos ajenos sino que se los atribuye como propios. Le viene grande porque su ética política es nula: no está en el cargo por el servicio público, sino por el loor y la gloria propios. Sí, con una pátina de respetabilidad, sonrisa de anuncio y pose patricia, pero que no logran maquillar unas maneras de déspota sin ilustrar. Si es que las inseguridades son muy malas.

Hay que ser muy valiente para ostentar un cargo público con vocación de servicio. El alcalde Motas no tiene ni lo uno ni lo otro. Y así nos va.

 

Estamos faltos, muy faltos, de cultura democrática. Y cuanto más faltos estamos más se nos llena la boca presumiendo de demócratas. Ya se sabe, las inseguridades…

 

 

8th commandment – Sonata Arctica

Sunday, 3 October 2010

De mayor quiero ser…

 

Sant Feliu es una ciudad dividida. Eso no es nuevo en Catalunya, que va. Este es un país de contrastes, ciclotímico y contradictorio: “seny i rauxa”, la Biga y la Busca, “mar i muntanya”, etc. Sant Feliu sigue dividida entre la parte de abajo y la parte de arriba, metafórica y geográficamente hablando. Un ayuntamiento, dos “Casinos”, dos sensibilidades, dos clubes de fútbol con sus respectivos campos (aunque económicamente insostenibles con el paso de los años), etc. Parece como si nos empeñáramos en montar cosas que dividan al pueblo, en vez de remar en una dirección.

Por otro lado, el peso de los intereses particulares por encima de los generales. Recuerdo hace años las manifestaciones para salvar los árboles de la Rambla. Los árboles eran la excusa de unos cuantos para defender sus intereses: tenían miedo que la remodelación perjudicara a sus negocios. Curiosamente, ya nadie se queja ni lo recuerda, probablemente porque esos negocios no solo van mejor de lo que esperaban, sino mejor de lo que iban. ¿Los pinos?¿Quién se acuerda ahora de los pinos de la Rambla?

Y, por otro lado, las eternas comparaciones con las poblaciones cercanas: que si el hospital comarcal se lo llevó Palamós, que si no hay cines ni bares ni tiendas como en Platja d'Aro, que si en Sta. Cristina los pisos son más baratos y hay más servicios, etc. Hay cines en Palamós y Platja d'Aro. ¿Realmente los necesitamos en la ciudad?¿Serían rentables? Podría mejorar la oferta de bares y locales de ocio, incluso que funcionara otra vez una discoteca, siempre y cuando asumamos que eso supone inconvenientes y que siempre habrá vecinos que se quejen. Es el espíritu NIMBY.

¿Queremos tener el modelo turístico de Platja d'Aro? Con todos mis respetos, pero si hace 20 años había 13 discotecas y ahora solo abren 4 o 5 es que algo no acaba de funcionar. Y, aunque funcionara, me temo que no tenemos una ciudad con una geografía como Lloret de Mar, Salou o Platja D'Aro (somos una especie de agujero con forma de anfiteatro cuyo escenario es la playa), ni creo que queramos los problemas derivados de cierto tipo de turismo.

Señalamos con el dedo y no nos damos cuenta de lo que tenemos ni de lo que hacemos. Somos una ciudad de 22.000 habitantes, aproximadamente, que además es segunda residencia de un buen número de personas que pasan aquí fines de semana, vacaciones y demás. Tenemos un núcleo urbano compacto y pocas urbanizaciones (no es que haya mucho más sitio). Digo yo que podríamos empezar a dar algunas ideas y estudiar su aceptación y viabilidad. Ahí van las mías:

  • Buenas comunicaciones. Si nos movemos hacia otras poblaciones por trabajo, aseguremos que tanto las vías como los servicios de transporte público cubren las necesidades.

  • Vivimos en una ciudad pequeña. Para la mayor parte de los traslados internos no necesitamos el coche. ¿Necesitamos más plazas de parking? Es imposible que todos podamos aparcar justo delante de nuestro destino. Un parking de alta capacidad implica un endeudamiento insostenible para el ayuntamiento, y dudo que ninguna empresa quiera una concesión para un negocio que solo es rentable los domingos por la mañana y dos meses en verano.

  • La situación geográfica no nos favorece para la instalación de empresas que requieran gran tráfico de mercancías. El polígono industrial parece a todas luces infrautilizado. Quizás ofreciendo ventajas de tipo fiscal a empresas “limpias” (software, servicios, etc) lograríamos atraer negocio.

  • Hace tiempo que dejamos de ser un destino turístico de masas, pero hay elementos que pueden permitirnos ser un destino de calidad. Si nos centramos en la excelencia a muchos niveles podríamos convertirnos en referencia. Pequeño consejo: conviene no confundir calidad con precios abusivos.

  • La vivienda es un tema espinoso. Probablemente los precios son más competitivos en otras poblaciones cercanas, y eso deberíamos estudiar si se puede corregir a fin de atraer más habitantes (que significan impuestos en las arcas públicas, gasto en el comercio local, etc.).

  • Seamos una ciudad joven. Los jóvenes no siempre tienen razón, pero tienen ideas, cuestionan lo establecido y tienen iniciativa y empuje. Y eso siempre viene bien. Atraigamos gente joven.

Me gusta imaginar una ciudad con un centro de estudios universitario o de formación superior, gente joven en las calles, una movilidad sostenible, wi-fi pública en toda la ciudad, un tejido asociativo cohesionado, pequeñas o medianas empresas de servicios, oferta hotelera de calidad y competitiva que aprovecha y potencia una oferta cultural variada, presencia en los medios de comunicación tradicionales e impacto en las redes sociales.

En fin. Soñar es gratis... por ahora.