Pages

Wednesday, 23 March 2011

A las trincheras de nuevo.

Hola otra vez. Desde Barcelona, la ciudad escaparate.

Llevo muchos días perdido en el bullicio de la mudanza, la vuelta al trabajo y cosas de esas banales que no interesan a nadie salvo a uno mismo. Me he desconectado totalmente del pueblo. No sé si eso es bueno o malo. Simplemente es, y me cuesta digerirlo.

Eso, que estoy en Barcelona, más escaparate que nunca. Sin atisbo de revoluciones, de barricadas o de protestas. La única novedad por aquí es que hay elecciones y parece que estará la cosa reñida. Tengo la sensación de que gane quien gane, la ciudad pierde.

Por lo que respecta al pueblo tengo que decir que me había acostumbrado más de lo que yo creía al paso lento del tiempo, pero que el bullicio y las carreras de la ciudad no me sientan del todo mal. Me sentarían mejor si hiciera un trabajo que me gustase, pero no se puede tener todo.

Echo de menos seguir la campaña electoral en el pueblo. Ya sabéis, la pequeña escala, la política de proximidad y todos esos tópicos. En Twitter tengo una lista sobre la campaña en el pueblo, con gente que están directa o indirectamente implicados.

No me he empadronado aún en Barcelona, y creo que esperaré a las elecciones para hacerlo. De hecho, me importa una mierda quién gobierne esta ciudad en los próximos 4 años: nada cambiará. En cambio, sí me preocupa el pueblo. He pasado dos años allí y he visto cosas que me han dado mucho asquito, políticamente hablando.

Me estoy liando mucho (la falta de costumbre de escribir, o el vicio de no ser concreto), así que voy a ir al grano: esta vez voy a votar en las elecciones municipales. Sí, amigüitos y amigüitas. Yo, el abstencionista impenitente, voy a votar.

Venga, como hoy no he tenido un día demasiado malo, ya puestos os voy a decir a quién votaré, pero antes daré otro rodeo, que hoy me apetece pasear un poco.

Según me he enterado, parece que Amics no se presenta. No voy a decir que sea una gran pérdida para la democracia. Al fin y al cabo no era más que una candidatura unipersonal (como algunas sociedades limitadas) que estaba en el rollo político a ver si pillaba cacho. Como ha visto que no le salían los números el Sr. Luque ha decidido que no le conviene. O eso o que con la crisis le salía demasiado caro comprar votos.

No sé si el PP se presentará. Sea como sea, tampoco me importa. De hecho, me pregunto si le importa a alguien si se presentan o no. Bueno, quizá ahora que no se presenta Amics igual sacaba algún voto. O incluso puede que alguna concejala de TXSF se pasara a esa lista si le hicieran una buena propuesta (lo deduzco de su perfil de Facebook).

A TXSF es imposible votarles. Si sacan más de 3 representantes me sorprenderé. Demasiadas ansias de poder, una deriva excesivamente personalista y un enfoque demagógico y populista. De la política, ni rastro. Probablemente jamás la hubo, pero al menos lo disimulaban. Les pasó algo parecido a aquellos que parecían tontos mientras estaban callados: al hablar despejaron toda duda.

A CiU no hay por donde votarles. Reconozco que no sé la lista que presentan porque ni me he preocupado de conocerla. Sé que Joan Alfons Albó es cabeza de cartel, pero de los teloneros no tengo ni idea. No me cae mal Joan Alfons, y le recuerdo como un veterinario competente y con buen trato (hacia los animales y hacia los dueños), pero hay demasiadas sombras en su marcha precipitada años atrás y hay algo en su rentrée que no me acaba de cuadrar. No votaría ni borracho a CiU (igual lo hice una vez, pero no lo sé) y, aunque no me disgusta en lo personal, mi vocecita interior (la que tenemos todos, no penséis que estoy en un brote psicótico) me dice que no me puedo fiar de Joan Alfons. Así que se queda sin mi voto. Por cierto, atentos a Xavi Roca. Si nadie le pega una puñalada trapera creo que será un excelente político, aunque discrepe con él en muchas cosas de forma y de fondo.

El PSC. ¡Ay, el PSC! No les votaría jamás, pero a Pere sí… aunque no será esta vez. Ho sento molt, Pere. Creo que han hecho un trabajo muy bueno. Tienen un buen cabeza de lista y hay gente competente en ella. También tienen “fontaneros” competentes con quienes no comparto la manera de hacer las cosas, pero que están curtidos en mil batallas y es una manera de hacer política que se estila mucho (demasiado). Les deseo unos buenos resultados, que tienen base para ello.

La gente de ERC me resulta especialmente agradable, al menos la que conozco. Creo que Anna Buxó ha hecho un buen trabajo en su campo, y Jordi Vilà, a quien no conocía antes de volver al pueblo, me ha sorprendido muy agradablemente. Si ERC quieren crecer bien, y no como lo han hecho hasta ahora, deberían darle más campo a gente como él. Claro que entonces le perderíamos para el pueblo. No les votaré, pero espero que sus resultados sean como mínimo tan buenos como hasta ahora.

Bueno, pues ya sabéis lo que votaré. ICV se llevan mi papeleta (aunque sea por correo). He conocido a Jesús Fernández en estos últimos meses, me ha parecido un tipo cabal. También he conocido a otras personas en ICV y creo que pueden aportar mucho, tanto dentro como fuera del consistorio. Soy consciente que no serán la fuerza política más votada, pero espero y deseo que saquen, por lo menos, dos representantes. Siento más aún no poder estar en el pueblo para apoyarles y echarles una mano en todo lo que pudiera, pero les sigo desde la distancia.

Deseo de todo corazón (rojo, y a la izquierda) que el próximo gobierno municipal sea de izquierdas, y que puedan trabajar con la tranquilidad que les han negado las veleidades egocéntricas de unos, las rabietas infantiles de otros y el arribismo de unos terceros. Creo que hicieron un buen trabajo mientras les dejaron. Creo que son gente honesta y que no hay intereses ocultos, algo que no todos pueden decir. Conozco personas en los tres partidos de izquierdas y creo que lo harán muy bien los próximos 4 años.

Sólo espero que la campaña sea limpia, de verdad. Ya sé que la tentación de tratar a los votantes como borregos o tontos útiles es muy grande, y que se tienen muchas ganas unos a otros, pero no todo vale.

Y si el electorado es de los que creen que todo vale para mandar entonces es que me he equivocado de pueblo y se merecen un gobierno tan malo como el que está a punto de dejar la poltrona.

 

No creo que escriba mucho más sobre el pueblo, al menos por un tiempo, así que dejadme deciros que ha sido un placer compartir estos dos años. He conocido gente maravillosa, he aprendido muchísimo y si he tenido que irme no ha sido por gusto. No pudo ser esta vez. Quizá la próxima.

Muchas gracias.