Pages

Friday, 27 May 2011

Cobardes

Los Mossos d’Esquadra renacieron de la mano de CiU. Se les dio de todo, privilegios incluidos. Y cuando llegaron los que intentaron recortar esos privilegios, los Mossos actuaron como lo que son: la policía política de CiU.

El Govern (pero también Hereu y Trias) se ha escudado en la posible celebración en Canaletes del título del Barça, y después se ha sacado de la manga lo de la “salud pública” para entrar a saco y sin pomada, ROBAR las pertenencias de los acampados y usar a sus perros de presa para pegar a gente que simplemente se manifestaba de manera pacífica. Impidiendo el acceso o salida de los camiones de basura, sí, pero pacíficamente. Si ese es su concepto de democracia y su manera de “limpiar” la plaza, la ciudadanía deberá optar por otros métodos para limpiar la política: en vez de votar, lincharles públicamente en la plaza.

El Barça, su Junta directiva, han permanecido callados como una puta en Semana Santa. El Govern los ha usado de escudo y ellos no han sabido posicionarse. Bastaba con un simple “pedimos que, por una vez y dada la excepcionalidad, la gente lo celebre en Arc de Triomf” que por algo se ha montado dispositivo allí. Pero no. Han jugado al tan catalán juego de “la puta i la Ramoneta”.

Hace un par de años sucedió algo similar, y le costó el puesto a Rafael Olmos. Espero y deseo que le cueste lo mismo a Manel Prat, por lo menos.

Pido lo mismo que pedí hace dos años: dimisión de Manel Prat (si le acompaña Felip Puig, mejor), y esta vez también pido que cesen y procesen a los policías que se han pasado con la porra. No vale lo de obediencia debida; son bestias y quizá así aprendan. Y si al Conseller Puig le da por defenderles, que le procesen también. ¿Mossos heridos? Como no fueran alérgicos al polen de las flores que les ofrecían… O quizá a su propia mala leche, que la sudan y les produce prurito. ¿Proteger y servir? Solo protegen sus intereses y sirven a sus amos, los que les hicieron crecer, les arrullaron, les amamantaron e hicieron crecer a la bestia. A los bestias.

Por primera vez en mi vida, y con toda la tristeza, deseo que el Barça no gane la final. Quizá así se vea que hay cosas en la vida que son importantes, pero otras son esenciales. Si ganan, que se abstengan de la rúa; que se queden en el Estadi y nos ahorren la pasta del dispositivo policial. Su Junta directiva ha quedado retratada: ¿esos son los valores que tanto pregonan y de los que presumen?¿Tantos años de presumir de ser “més que un club” para esto?

 

Son todos, todos, unos cobardes. No se merecen nada salvo todo el dolor del mundo y el más profundo desprecio. Me producen asco y mucha, mucha rabia.

Que les jodan.