Pages

Wednesday, 16 November 2011

¿Elecciones?¿En serio?

No sé ni como plantear el post, de verdad. Estas elecciones me parecen las más surrealistas de mi vida. La gente sabe que el modelo partitocrático heredado de la transición no funciona, pero sigue habiendo mucho miedo, porque se ha vendido durante todo este tiempo la patraña de que teníamos una transición ejemplar, que éramos una democracia consolidada y toda esa retahíla de mentiras asociadas.

Me parecen surrealistas porque después de todas las protestas y los movimientos ciudadanos reclamando, exigiendo (que no pidiendo, y es un detalle importante) un cambio en las maneras de hacer, los partidos políticos siguen sordos. Quizá tenga que ver que les deban tanto dinero a los bancos, quizá tenga que ver que los partidos sean mangoneados por esos fontaneros que no sabrían hacer nada más y que se resisten a que su modo de vida se acabe. Lo que sí sé es que quienes detentan el poder (político, económico,..) en este país aún no tienen miedo; aún creen que lo pueden volver a maquillar y vendérnoslo como algo nuevo, sin que nada cambie. Lo triste es que hasta que no tengan miedo de verdad las cosas no cambiarán.

Sea como sea, hay unas elecciones, y de nuevo la sempiterna pregunta: voto o no voto. Y si voto, ¿á quién?

Ya os lo adelanté: voy a votar. Y no os voy a hacer esperar: votaré a Iniciativa per Catalunya-Verds. Así no tenéis que seguir leyendo si no queréis. De nada.

Bueno, de hecho votaré a Joan Coscubiela. Le pregunté vía twitter por qué debería votarle a él en vez de abstenerme, pero hasta la fecha aún no me ha respondido. Se la mandé porque sabia que su cuenta la lleva él, y no un “equipo” con quienes no tengo nada que debatir. Imagino que estará muy ocupado para responder, pero le agradecería que lo hiciera. Le voy a votar igual, le voy a dar mi confianza, pero me interesa conocer su respuesta.

No ha sido fácil decidirme, la verdad. Sigo creyendo que el sistema no funciona, y temo que votando estoy dando argumentos a los de siempre para que se mantengan en sus trece. Pero tampoco me apetece quedarme parado viendo lo que va a caer.

Seamos serios: no voy a votar a un PSOE que ha estado haciendo política de derechas, por mucho que me digan ahora que no se puede salir de la crisis dejando a la gente atrás. Pues hasta ahora no han hecho nada por evitar que muchos cayeran. Entiendo que el paro no es tan fácil de resolver, pero tenían ustedes en sus manos la posibilidad de aprobar una ley que permitiera la dación en pago y evitara tanto los desahucios como condenar a la pobreza a miles de familias durante una generación… por lo menos. Podían, pero no lo hicieron. No tienen ustedes credibilidad.

Tampoco voy a votar al PP. Su política de liberalizar el suelo y alicatar las playas inició la burbuja inmobiliaria y no han aportado ni una sola idea para salir de la crisis, salvo más liberalización. Además, su altura de miras queda clara cuando han desgastado todo lo posible al gobierno del Estado sin importarles si eso pasaba factura al propio Estado.

A CiU tampoco les votaré jamás. Llevan años vendiéndose al mejor postor y en Catalunya ya estamos viendo cuál es su receta para salir de la crisis: desmontar la educación y la sanidad públicas para favorecer la privada. Es lo que tiene el 3%, que hay que devolver favores para poder seguir cobrando, que hay que mantener el partido. O los partidos.

ERC-Reagrupament. Lo siento, pero no. No dudo que estén muy bien preparados, que sean grandes políticos y mejores personas, pero es que no me ofrecen ningún tipo de credibilidad. Y veo venir que harán un acercamiento a CiU a la mínima, con el consiguiente cisma interno. Carod, Ridao, Benach. Esos me parecen creíbles. Desde que a Puigcercós le dio por el enésimo golpe de estado interno las cosas han ido de mal en peor en lo que a credibilidad respecta.

Sobre Ciutadans, UPyD y demás partidos no me voy a extender. Ni me he preocupado en mirarlos, porque me parecen películas de serie B. O peor, las que suele poner Zalo cuando le salta la vena freak (Zalo, si lees esto que sepas que te aprecio igual y que seguimos teniendo pendiente una de galletas y una salida con cervezas. ¿Amigos?).

¿Por qué voy a votar a Coscubiela? Porque le creo. Suena ingenuo, lo sé, pero es que al resto no les creo ni harto de vino. Creo que ICV es el único partido (en Catalunya, que es donde voto) que está por la labor de asumir el cambio de sistema que se requiere, que tiene una propuesta de modelo económico que no pasa por inclinarse ante los bancos, que no habla de recortes una y otra vez, sino que propone la alternativa de subir impuestos.

Le voy a votar porque el momento requiere más política que nunca, no gestores del voto ni especuladores del statu quo. Quiero que no se recorte un ápice el estado del bienestar, que no se desmonte una sanidad pública ejemplar (herencia del gran, enorme Ernest Lluch, entre otros) para favorecer los bolsillos de los inversionistas en las mutuas, que la educación no se convierta en un instrumento de segregación económica y social.

Le voy a votar porque los directivos de bancos rescatados con dinero público se llenan los bolsillos sin atisbo de rubor en sus rostros mientras cada día hay más y más gente rebuscando en los contenedores de basura algo que llevarse a la boca con la cabeza y la cara cubiertas por vergüenza a que les reconozcan. Le voy a votar porque no soporto ver a esos directivos y a muchos otros sonreír obscenamente en público mientras los cada vez más numerosos afectados por la crisis han de llorar a escondidas.

¿Suena demagógico? Quizás, pero creo firmemente que si hay algún partido capaz de dar un golpe de timón y llevarnos a un sistema más equitativo, más democrático, es ICV. Y si viviera allende el Ebro, probablemente mi opción sería Equo.

No pretendo convencer a nadie, que ya sois todos mayorcitos. Ni siquiera voy a decir que vayáis a votar, que es muy importante y todas esas mentiras y chantajes emocionales que sueltan desde la transición. Solo os voy a decir que hace falta más política que nunca, porque hasta ahora lo único que ha habido es una pura y dura especulación: de los bancos y corporaciones con el dinero y de los partidos con el voto.

Sí os voy a pedir una cosa, y solo una. Si tenéis dinero invertido, sacadlo. Cuando os hablan de los mercados, eso que nadie sabe qué es… Sois vosotros, que habéis comprado 1000 euros en deuda de la Generalitat, o acciones de Movistar, o vuestro amigo el del banco que os ha dicho que pongáis el dinero en no-sé-que-sitio que es muy seguro , o en el fondo de inversión que os dan un televisor si lo tenéis durante dos años y no tenéis ni idea de en qué lo están invirtiendo. VOSOTROS sois los mercados, especulando con vuestro dinero. Os están comprando por muy poco dinero, pero el precio lo pagamos todos. Y muy alto. Sacadlo e invertidlo en cooperativas, convertíos en inversores privados para nuevas empresas. Poned el dinero en cosas que se produzcan, y no en especulaciones financieras que solo sirven para llenar los bolsillos de unos cuantos al precio de arruinar a muchos.

 

Y, sea lo que sea, sed todo lo felices que podáis.